Capilla de Los Picones

Punto geolocalizado en Jamilena

Capilla de Los Picones

En el siglo XVII vivía por entonces en Jamilena un modesto jornalero llamado Juan Cárdenas que estaba casado con Patrocinio Bonilla, mujer de salud quebrantada y que había pedido a su marido un cuadro donde se reprodujese la imagen de Jesús con la cruz a cuestas para poder encomendarse a la misma. Un día Juan fue a Torredelcampo a vender una carga de leña y, en el camino, en un lugar llamado Picones, se encontró con un joven desconocido que pretendía vender un cuadro como el que su mujer deseaba. Ambos llegaron al acuerdo de que Juan Cárdenas le entregase, a cambio del cuadro, el dinero que trajese a la vuelta de Torredelcampo, después de vender la leña.

Así lo hizo, pero al llegar al lugar convenido el joven no se encontraba allí. Juan volvió a Jamilena con el cuadro y, desde entonces, el lienzo de Jesús el Nazareno empezó a adquirir fama de milagroso y los vecinos acudían a su casa a rezar. Después se trasladó al templo parroquial y cuando la procesión pasa por la casa de Juan y Patrocinio, el cuadro se para y se gira hacia la ventana del que fue su primer santuario.

En agosto de 2004 se construyó un pequeño monumento que conmemora este acontecimiento. Siendo este un lugar muy visitado desde entonces.

Mapa de localización

Muy cerca están...